sábado, 16 de abril de 2016

EN ROLDANILLO LAS COSAS NO SON COMO SON

En lo que se refiere al contrato de mejoramiento de 60 viviendas en el municipio de Roldanillo (que no fueron sino 52), el ex-alcalde JULIÁN CABRERA está demostrando un sentido de la responsabilidad como nunca antes lo había hecho. Resulta que ante la inexplicable inconformidad de los beneficiarios del programa, así como las denuncias inoportunas de la comunidad en general, que malintencionadamente considera la existencia de irregularidades en la ejecución de las obras así como en el manejo de los dineros destinados para tal fin, Julián Cabrera decidió dar la cara y el pasado 29 de marzo se presentó abruptamente en una reunión donde se programaba, en secreto, un subversivo sancocho de gallina para recoger unos recursos a ser invertidos, sin consultarle, en algunas de esas viviendas. El ex-alcalde se presentó con un grupo aproximado de quince personas porque tal vez no quería sentirse solo, pero eso fue tomado por los de la reunión como un gesto intimidante. El ex.alcalde y los demás hablaron en un tono bastante alto para que nadie quedara sin escuchar, pero eso fue confundido por los del sancocho con gritos agresivos y amenazantes con los que se quería acallar a todos. Lo cierto del caso es que, para infortunio de los ilustres personajes que no habían sido invitados a la reunión, así como para los organizadores del sancocho que no les dieron la efusiva bienvenida, esta estrategia no surtió el efecto deseado y el ex-alcalde decidió salir del lugar haciendo gala de una actitud que la gente, en un gesto de inesperada ingratitud, malinterpretó como prepotencia, arrogancia, matoneo político, suficiencia de poder, etc. etc. etc.

Nada se le queda sin terminar
Pero el muy original sentido de la responsabilidad de Julián Cabrera no se quedó ahí. Sabido es que el ex-alcalde es universalmente conocido por su tesón, por no dejar nada al azar, por terminar todo lo que empieza (aunque por ahí se le quedaron algunas cosillas sin importancia, como la terminación de la innecesaria remodelación del parque, que debería llevar su nombre) días después se dio a la tarea de ir personalmente a algunas de las 60 viviendas para decirle a los beneficiarios de los auxilios que qué pena pero es que la gente es perversa y con injurias y calumnias dice que parte de la plata que se le debía invertir en mejorar su vivienda se la habían robado, pero que no: que lo que sucedió fue que el alza del dólar, los papeles de Panamá, el nuevo look de Vargas Lleras, el caso Colmenares y otras noticias no dejaron ver en contexto lo que de verdad se pretendía. Que no era otra cosa que dejar guardado unos pesos para terminar esas mejoras cuatro o cinco meses después de culminado su período administrativo y así estimular positivamente la memoria de los roldanillenses, decirle a toda la comunidad, sobre todo a los que en buena hora votamos por él, que en el país del Sagrado Corazón de Jesús no podría faltar el alcalde que en abril de 2016 seguía ejerciendo sus funciones a pesar de haber culminado su insuperable gestión y mandato en diciembre de 2015.

Esta fue la monumental obra que le hicieron
a Bertha Chantre
Algunos observadores maliciosos manifestarán que lo que está haciendo el ex-alcalde es un exabrupto, una salida en falso, algo comparable a echarle tierrita a sus inofensivas cagadas. Asegurarán que Julián Cabrera lo que pretende es tapar con un dedo lo que no pudo tapar con la mano honesta con que dirigió los destinos de Roldanillo. No faltará el envidioso que diga que después de hacer gala de su humildad y salir por la puerta trasera de la alcaldía, en vez de hacerlo con palmas y ovaciones por donde entró, no entiende por qué está regalando su dinero a 60 beneficiarios (que no son sino 52). Tenemos en Roldanillo casi dos alcaldes: uno que ejerce por mandato popular y otro que de forma injusta es señalado de seguir ejerciendo impopularmente.  Y aún así nos quejamos... ¡Somos desagradecidos! 

Dicen los malintencionados que el hecho de estar terminando algunas obras después de cuatro meses de no ser alcalde le va a ocasionar problemas a Julián Cabrera. Algunos terroristas (hasta de Al-Qaeda deben ser) que equívocamente están en contra del progreso personal de Julián Cabrera, afirman que él ya incurrió en un delito sin importancia que se denomina peculado por apropiación. Y agregan que querer reponer ahora los dineros que no se invirtieron oportunemente en esas obras, no lo exime de ser procesado administrativa y penalmente. Pero el ex-mandatario es persona de intrepidez a toda prueba. Ya quisiéramos los roldanillenses tener un alcalde así siquiera cada seis meses. Él, seguramente, afrontará esos problemas con valentía y le sobrará arrojo para afrontar los que, con intenciones malignas, le destapen posteriormente. Existe, por ejemplo, un documento que, pese al denodado esmero de los servidores de la alcaldía, no se ha podido mantener como top secret y que contiene denuncias en contra de la administración municipal anterior presentadas por el señor Jaime Ríos ante la Procuraduría Provincial, ante el Centro Regional de Control Fiscal de la Contraloría y ante la Personería Municipal, por considerar que existen serias irregularidades en la contratación de obras y personas. 

No se sabe de dónde sacaron el retorcido concepto que dice que es del todo ilícito contratar la construcción de 140 viviendas de interés social en predios del municipio sin el lleno de los requisitos legales y detectándose vicios en la ejecución y adjudicación. ¿Acaso no es eso lo que se hace en todos los programas oficiales de vivienda de interés social? Después estamos quejándonos que no se estimula la adquisición de inmuebles en los sectores menos favorecidos ni se guarda gratitud con los amigos políticos al momento de las adjudicaciones.
Y como si Cristo no hubiera padecido lo suficiente, vienen a poner en duda una serie de nombramientos provisionales, temporales y de todo tipo que firmó Julián Cabrera incluso el 30 de diciembre de 2015, a sólo un día de marchar de la Alcaldía. Ahí queda expuesto el esfuerzo sobrehumano del ex-alcalde por bajar los índices de desempleo en Roldanillo. Nombrar a alguien a sólo un día de entregar su mandato es una muestra palpable de su preocupación por incrementar la planta de personal de la alcaldía con el loable fin de hacerla más eficiente en el área de la improductividad remunerada. Aún más: el mismo 30 de diciembre de 2015 el ex-alcalde firmó una resolución (¡Qué hombre tan resuelto!) cambiando la nominación y sueldo al empleo de Profesional Universitario. Alá y los Profesionales Universitarios guardarán gratitud perenne y le erijirán en el antejardín de sede de la alcaldía una estatua de cuerpo entero en reemplazo del busto de ese tal Carlos Villafañe.

También se considera un acierto administrativo de Julián Cabrera que se hayan dejado de cancelar las facturas por servicios públicos del Parque Recreacional, que no se hubiera incluido en el presupuesto para el 2016 la bonificación por servicios a los empleados del municipio, que no hubiera pagado desde junio de 2015 las facturas de su teléfono celular, que al 22 de febrero de 2016 no hubiera entregado las armas de fuego pertenecientes a la alcaldía y asignadas para su protección y otras aparentes omisiones, pues de esa forma se está velando por el cumplimiento de las políticas de economía presupuestal. Que no digan después, mostrando el odio por un prohombre, que se hizo de la alcaldía municipal un carnaval de despilfarro, de corrupción, de improvisación, de la peor administración en la historia de Roldanillo.

viernes, 1 de abril de 2016

DECRETO 034 DE MARZO DE 2016

Por medio del cual se toman medidas de tránsito y movilidad en el perímetro urbano del Municipio de Roldanillo, Valle del Cauca, se otorgan facultades transitorias a la Policía Nacional para el control de tránsito y se toman otras disposiciones.
El Alcalde de Roldanillo, Valle del Cauca, en uso de sus atribuciones Legales conferidas por la Ley 136 de 1994, La Ley 769 de 2002, modificada por la Ley 1383 de 2010 y las conferidas por la Constitución Política.
Decreta:
Artículo Primero. REGÚLESE el parqueo de vehículos en las vías públicas donde no existan parqueaderos laterales autorizados por parte de la Administración.
Artículo Segundo. REGLAMÉNTESE el parqueo provisional de vehículos en las siguientes vías:
a. Calle 9° sobre la margen derecha en el sentido del flujo vehicular de la vía desde la carrera 3° hasta la carrera 9°.
b. Carrera 8° entre, Calles 6° y 7° sobre la margen derecha en el sentido del flujo vehicular de la vía, respetando las salidas de las sedes de las empresas de transporte público intermunicipal y la bahía asignada para el transporte urbano.
c. Calle 7° entre carreras 6° y 7° sobre la margen izquierda en el sentido del flujo vehicular de la vía, reservando la margen de protección de la Cárcel Municipal.
d. Calle 8° sobre la margen derecha en el sentido del flujo vehicular de la vía desde la carrera 8° hasta la carrera 2°.
e. Carrera 9° entre calles 7° y 10° sobre la margen derecha en el sentido del flujo vehicular de la vía.
f. Las motocicletas deberán parquearse sin excepción en las zonas dispuestas en el presente Decreto, de acuerdo a las directrices dadas por parte de la Administración Municipal.
Artículo Tercero. PROHÍBASE el uso inadecuado del espacio público, la obstrucción de vehículos en la malla vial del municipio, imposibilitando la visibilidad de las vías, el parqueo de motocicletas en zonas establecidas para el parqueo de carros de acuerdo a las siguientes condiciones:
a. No se podrá parquear en cercanías a las esquinas o cruces viales obstruyendo la visibilidad de la vía y del flujo vehicular.
b. Zona Central del Parque Elías Guerrero frente a la Alcaldía Municipal en la franja de la carrera 7° entre calles 7° y 8°, excepto la zona dispuesta para los vehículos oficiales.
c. Zona Central del Parque Elías Guerrero frente a la Iglesia San Sebastián, La Casa Cural y la entidad bancaria Davivienda en la franja de la carrera 8°.
d. No se podrán parquear motocicletas en zonas destinadas para carros o camionetas, especialmente la zona de la Calle 7° entre carrera 7° y 8° frente al Club Los Gorrones.
e. No se podrán parquear vehículos de servicio público en zonas no autorizadas por parte de la secretaría de tránsito, de igual manera se prohíbe el parqueo en vía pública de buses, busetas o microbuses en la carrera 8° entre calles 6° y 7°.
f. No se podrán parquear vehículos frente a entidades públicas, Iglesias y entidades bancarias. Lo anterior hace referencia a la sede de la Administración Municipal, Palacio de Justicia, Cárcel Municipal, Iglesia San Sebastián, Iglesia de la Ermita, Iglesia de La Santísima Trinidad, Otros Centros Religiosos, Banco Davivienda, Bancolombia, Banco Agrario.
g. No se podrán parquear vehículos sobre la Calle 9° frente a los establecimientos de comercio de atención público nocturno entre las carreras 1° y 3°.
h. No podrán circular motocicletas en la calle peatonal del Museo Rayo. Se exceptúa a los propietarios o arrendatarios de viviendas o locales comerciales, quienes podrán ingresar con la motocicleta apagada hacia su lugar de destino.
i. Se prohíbe el uso de la vía peatonal del Museo para realizar actividades comerciales, salvo autorización de Planeación Municipal.
j. Se prohíbe la disposición de conos, vallas, separadores o elementos publicitarios que impidan el uso, la visibilidad, el paso del peatón o la circulación vehicular en el perímetro urbano del Municipio.
k. Se prohíbe el uso del espacio público para la ubicación de remolques, trailers, carrozas o elemento alguno de manera permanente para la venta de comidas rápidas en las vías peatonales o vehiculares del Municipio.
Artículo Cuarto. CONMINESE a la comunidad al uso racional del espacio público, al uso de la cultura ciudadana y al respeto por el peatón y los ciclistas para su circulación segura en las vías del Municipio.
Artículo Quinto. AUTORÍSESE a la Policía Nacional para realizar campañas pedagógicas con el fin de ilustrar al conductor cuando se evidencie el Incumplimiento del presente Decreto.
Artículo Sexto. PROHÍBASE la ubicación de ventas ambulantes en las vías públicas del Municipio que entorpezcan la circulación peatonal y vehicular.
Artículo Séptimo. REGÚNLESE las zonas de cargue y descargue de establecimientos comerciales, las cuales podrán realizar sus actividades entre las 5:00 a.m. y las 8:00 a.m., las 12:30 p.m. y las 2:00 p.m., y las 6:30 p.m. y las 8:00 p.m.
Artículo Octavo. VIGENCIA. El presente Decreto rige a partir de la fecha de su expedición y publicación y deroga todas las disposiciones que le sean contrarias.
COMUNIQUESE, PUBLIQUESE Y CÚMPLASE