miércoles, 30 de marzo de 2016

QUE PENA INSISTIR, PERO MÁS PENA DEBERÍA DARLE A OTROS

Las bancas siguen igual. Todo sigue exactamente igual.
Qué pena insistir, que pena volvernos monotemáticos, repetitivos, como si no hubiera otra cosa de qué hablar, pero es que los trabajos del parque avanzan a paso de cangrejo artrítico: Es decir, con exagerada lentitud y hacia todo lado menos hacia adelante. En 90 días, de los 45 que dieron como plazo definitivo para la entrega de la obra, lo único que se ha visto es el intento de relleno (dicen que antitécnico) del indeseado teatrino y el inicio de construcción de unas casetas que serán entregadas a un grupo de vendedores ambulantes. Y ninguno de los responsables volvió a decir nada. Hasta ahora la administración municipal parece asumir la posición del “Yo no fui”. Yo no fui quien convirtió el parque en una escombrera. Yo no fui quien se auto-robó la pila. Yo no fui quien destruyó buena parte de las bancas. Yo no fui quien taló la palma. Yo no fui quien abrió ese inmenso hueco para luego tener que taparlo. Y como yo no fui, no tengo por qué correrle a los roldanillenses. Que corra Julián. 

Tenemos entendido que entre la administración de Julián Cabrera y la del señor Jaime Ríos hubo una dinámica de empalme, en virtud de la cual el que entregó tuvo que decir al que recibió qué obras le quedaban pendientes y como quedaban todos, absolutamente todos los bienes del Municipio de Roldanillo. Lo más seguro es que en ese empalme se haya tocado el tema del parque, ya que descartamos que el señor Ríos haya cometido tal omisión, pues es un chicharrón recién sacado de la sartén que venía siendo cuestionado por la comunidad desde meses atrás. Y si no se hizo, habrá que echar mano de las presunciones y pensar que no se tomaron las previsiones necesarias y se asumió a ciegas un cargo desde el cual hay que dar respuestas claras y precisas a la comunidad. 

Desde luego que el señor Jaime Ríos sí se tomó tales previsiones y oportunamente revisó con lupa todo lo que se hizo y se dejó de hacer en cada una de las dependencias de la alcaldía municipal, ya que las irregularidades se pudieron haber presentado (de hecho tenemos conocimiento que se presentaron) en las diferentes secretarías. Sólo que cometió un error que hoy lo debe tener con jaqueca crónica: se dejó enredar de un contratista que le aseguró que en 45 días se entregaría un parque "muy lindo". El mandatario local y su secretario de Infraestructura metieron las manos a la candela por el contratista y repitieron: "en 45 días". Han pasado 90 días y el parque sigue igual, salvo algunas modificaciones en los escombros que un hombre (¡Un solo hombre cuando debiera ser todo un equipo de obreros!) mueve de un lado a otro con una carreta sin saber dónde ponerlos. Por eso la comunidad considera que el "Yo no fui" o el "Eso no me toca a mí" no funciona en estos casos y no entiende por qué no se han entregado las obras prometidas en el tiempo prometido. ¿Donde están las pólizas de cumplimiento para que se hagan efectivas? O si no, ahí está la Procuraduría Provincial, los Centros Regionales de Control Fiscal de la Contraloría Departamental y, en instancia final, la Fiscalía. A ellos debe acudir el señor alcalde para curarse de los males que pudo dejarle su antecesor.


Así recibió el parque el señor alcalde hace cuatro meses. Así sigue a pesar de los reclamos de la comunidad. ¿Desidia?



 *** 





Al inicio de este escrito se hizo referencia a unas casetas que se están construyendo alrededor del parque y que serán entregadas a los vendedores ambulantes que tradicionalmente han ocupado el espacio público dentro y alrededor del parque. Pues bien, seguramente ya se hizo el consabido estudio previo que determine a qué se van a destinar, el número apropiado de casetas, la distribución a los administradores atendiendo sus necesidades y condiciones, la ubicación teniendo en cuenta la temática que van a exhibir y trabajar, el manejo y cuidado del espacio alrededor de cada una de ellas, requisitos para el uso de servicios públicos; en fin, todas esas cosas que se deben tener en cuenta para entregar un bien y espacio público a un puñado de particulares. Es inocultable que, en relación con la adjudicación de tales casetas, Julián Cabrera hizo pactos politiqueros que ya no podrá cumplir. Se sabe, también, que el señor Jaime Ríos ha sostenido reuniones con los vendendores ambulantes. Lo que no se sabe es a qué acuerdos han llegado teniendo en en cuenta el estudio previo a que nos hemos referido.


Ahora no nos vengan con el cuento de que se va respetar lo que tradicionalmente ha existido y que allí lo único que se cambiará será el típico carrito de madera o de lata por una estructura moderna y estable. Porque si va a ser así, mejor apagá y vámonos. 

Antes que nada, aclaremos algo: no es que se considere a los vendedores ambulantes como un grupo de indeseables sólo porque están echando mano de las alternativas para conseguir su subsistencia. En el parque han ido tomando posesión vendedores de helados, de solteritas, de cholados, de mango biche, de chontaduros, de tinto, de ponche, de motivos festivos, de todo.... Hasta un tomadero de cerveza hay por ahí. Claro que sí, todos tienen derecho al rebusque ya que las posibilidades de empleo son cada vez menos y toca mirarlas con microscopio, pues a simple vista no se ven. Sin embargo es incuestionable que el derecho al trabajo es un derecho y una obligación social y que toda persona tiene derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas, como es incuestionable el deber del Estado de velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular Desde luego que no se aboga por un parque que se vea como una maqueta. Se propende por un entorno amable del que todos podamos sacar provecho, que brinde una buena perspectiva a nuestros sentidos y pueda ser compartido racionalmente con otras actividades. 

Seguramente el señor alcalde ya suscribió los compromisos políticos adquiridos con los que van a ocupar esas casetas. Eso podría significar que también suscribió con seriedad los compromisos sociales y culturales para que algunas de esas casetas sean destinadas, por ejemplo, a la venta de artesanías (no de cacharrería), a la información y orientación turística, a la venta, alquiler y obsequio de libros, revistas y afiches, a la venta del auténtico y típico mecato de la región, a la venta de pinturas de artistas locales, entre otras cosas. No olvidemos que Roldanillo tiene un potencial turístico que sólo los restaurantes y hospedajes ha sabido aprovechar. Como sea, aquí le estamos presentado a la administración municipal una alternativa de solución para que, sin menoscabar el derecho inalienable al rebusque, cuando el parque vuelva a ser parque no se convierta en sólo una cadena de ventas de colombinas, maní y cigarrillos al menudeo.

Ah… pero al mencionar los compromisos sociales y culturales estamos soñando. La realidad nos recuerda, día a día, que la cultura del cemento impera porque eso es lo que amarra votos y, en últimas, lo que produce aplausos y una gratitud que dura tanto como una viga de concreto reforzado, Fuera de Antanas Mokus (Lokus, le han llamado) no existen noticias de un candidato que haya logrado ganar respaldo y simpatía y finalmente una alcaldía, tan importante como la de Bogotá, apoyando lo social y cultural. Por eso cuando vi esta publicación o mensaje en el perfil de Carlos Adriano Benítez, no pude menos que exclamar: ¡No somos los únicos ilusos que aspiran a que esas "bobadas" sean tenidas muy en cuenta por el alcalde!


Sí, como no conocemos el programa de gobierno del alcalde Jaime Ríos, es muy importante saber muchas cosas. Por ahora, qué va a pasar con lo que queda del parque, qué se tiene proyectado hacer con las casetas y cuál va a ser el desarrollo de su administración en materia social y cultural. ¿O será que -parodiando a las chicas que escriben en Facebook- en vez de decir: "estamos bendecidos" en el futuro cercano nos tocará mascullar: "Estamos llevados del p..."? Ojalá que no. Aún confiamos en que el señor Jaime Ríos no repetirá la historia reciente.Su talante es muy diferente.

sábado, 26 de marzo de 2016

UNA "MECATIADA" DE MENTIRAS

Pues sí, fui a Roldanillo con las mejores intenciones de “mecatiar”. A eso de las diez de la mañana aterricé en lo que antes fue el parque Elías Guerrero y mi primera impresión al llegar a la esquina del Confort fue: ¡Suspendieron la Muestra Artesanal y Gastronómica! Y me lamenté porque iba en busca de unos dulces de arroz que hace años no degusto. Es que, al llegar al sitio anunciado, no vi nada que llamara mi atención y me hiciera pensar que a un costado del ex-parque, la Alcaldía Municipal estuviera promocionando desde el día anterior un programa digno de los artesanos, los cocineros criollos y los ya escasos expertos en la elaboración de mecato. Entonces di una vuelta y al llegar a la entrada de la calle peatonal del Museo Rayo me encontré con dos puestos atendidos por un grupo de personas que superaba en número al de los potenciales compradores. Con esa expresión de los muchachos de ahora, me pregunté: ¿De veras esto es la Muestra Artesanal y Gastronómica? No solté la carcajada para que no fueran a pensar que había llegado otro loco a Roldanillo.



Me va a perdonar mis paisanos si en esta semana santa peco por exagerado,  amargado, inconforme, etc. pero lo que yo vi, ni más ni menos, fueron dos venticas: una de dulces y panderos y otra de vestidos y mochilas hechas a mano. Como soy un mucho despistado, llegué a suponer que me había equivocado de plaza e intenté subir hasta el parque “Eustaquio Palacios” o de La Ermita. Pero alguien me dijo que no, que yo no estaba perdido, que estaba en el lugar correcto. ¿De veras? Si a eso le llaman Muestra Artesanal y Gastronómica me imagino que cuando logren reunir a unos veinte microempresarios que exhiban una vasta variedad representativa de la cultura regional le van a llamar, como mínimo, Festival Universal.

Si me permiten unas opiniones críticas y quejas (y si no me las permiten, también) tendré que decir que quien organizó la Muestra Artesanal y Gastronómica no sabe dónde está parado. La lógica nos indica que ese paradigma de improvisación es el director de la Casa de la Cultura o el Secretario de Educación, Cultura y Turismo, o como quiera que ahora se denomine. No veo a quien más le corresponda. En todo caso, la promoción de una manifestación cultural no se hace tirando a los cultores a la buena de Dios para que se defiendan como mejor puedan, que fue lo que hicieron con las dos señoras que se rostizaron durante tres días bajo una carpa en la esquina del ex-parque.  No hubo eventos artísticos
paralelos que sirvieran de gancho (como presentaciones musicales, por ejemplo) ni un animador que llamara la atención de los aletargados roldanillenses que nos acercamos por interés estomacal y curiosidad pueblerina, ni el respaldo de los concejales para demostrar que son los representantes del pueblo, ni la presencia de los empleados de la Alcadía para dar a entender que la oficialidad sí apoya a los pobres cultores artesanales. Nada. Eso sí, en la página del alcalde se anunció de manera llamativa la Muestra Artesanal y Gastronómica y muy seguramente se guardará la imagen en un archivo perenne para mostrar y demostrar, ahora y a las futuras generaciones, que sí se hicieron cosas muy importantes pero que la "oposición" no quiso ver. Y hablar de oposición en Roldanillo es señalar a los del otro directorio conservador, a los que no reciben prebendas políticas y materiales de la alcaldía, a los que no aplauden gratuitamente al alcalde, a los que todo lo critican con argumentos valederos, en fin: a los que caminan por el otro andén.

  
De verdad me sentí apenado al ver a cinco personas atendiendo a alguien que seguramente no tenía la menor intención de comprar. Sin embargo, pensé que era mejor que los hubieran tirado ahí por tres días y no dejarlos sobreaguando del tedio en el local de la antigua Primitivo Crespo, donde además deben competir con una venta de minutos, que algo deben tener de artesanales para que también hayan merecido local allá.

Luego de dos horas y media de estar sentado en una de las bancas de cemento que el señor alcalde prometió iba a recuperar, luego de dos horas y media de “botar corriente” con Diego Urdinola, José Manuel, Marlecy, Cristian Zapata y su compañera, decidí regresar a Tuluá, con el dulce sabor de un manjarblanco que disfruté durante el viaje y la amarga sensación de haber presenciado otra mentira oficial. Al abrir la puerta de mi casa sólo pude concluir que fui a buscar el tema que me obligara a escribir positivamente y con mentalidad abierta acerca lo que ocurre en Roldanillo... pero lo que encontré fue otro chorro de babas.

ANIBAL MANUEL


martes, 22 de marzo de 2016

ES MEJOR PREVENIR QUE LAMENTAR

Según los técnicos del IDEAM, el fenómeno del niño llegó al nivel más alto y empieza su descenso vertiginoso. Ya no le podremos echar la culpa del intenso calor y las sequías que están matando de sed a los animales y agostando la vegetación. Las lluvias ya empiezan a refrescar, aunque no es suficiente para descartar la idea de un racionamiento extremo de energía que se vendrá, no por la imprevisión oficial de los gobiernos nacional y departamental sino porque los que pertenecemos a los estratos 1,2 y 3 no ahorramos. 



Sí, las lluvias comienzan a asomar. Y se tiene calculado que el fenómeno del niño cederá paso a otro trastorno meteorológico conocido como el fenómeno de la niña, caracterizado por lluvias intensas y prolongadas que provocan inundaciones por el desbordamiento de los ríos. Ese Cauca, que es como un hilo de lágrimas y que ahora se puede cruzar a pie en buena parte de su curso, saldrá de su madre y cobijará cultivos y potreros, se entrará a las casas y dejará a muchos con el agua al cuello. Literalmente. Entonces atribuiremos todas nuestras desgracias al fenómeno de la niña.


Que no se repita la historia. Estos trastornos climáticos no son de ahora ni son exclusivos de Colombia. Afectan por igual a todos los países de América del Sur. Lo que sucede es que sólo en Colombia no se toman las medidas de previsión. Es por eso que resulta oportuno advertir a las autoridades del municipio para que, desde ahora, diseñen planes de contingencia y el tal fenómeno no nos coja con los calzones en la mano, como ha ocurrido en anteriores épocas.

Desde ya se debe hacer una evaluación de las condiciones en que se encuentran los ríos Rey y Roldanillo, el zanjón de Los Mudos, los ríos Cáceres y Aguablanca y otros que tradicionalmente han pasado de ser los eventuales basureros públicos para convertirse en el dolor de cabeza de los roldanillenses. Se debe considerar si es suficiente con la sola limpieza de su cauce, si se requiere canalizar el lecho y ensanchar sus riberas o si hay que aplicar otras estrategias que impidan resultados desastrosos. Así mismo se debe revisar en el área urbana el estado de alcantarillas, cajas de desagüe, condiciones de los puentes, etc. 

Hay una palabra que no existe en el diccionario español: DESCOLMATAR. En ingeniería civil, significa "limpiar" el fondo de una cuneta, canal, o corriente de agua. La Secretaría de Infraestructura de Roldanillo está haciendo esa labor en estos momentos, pero no podemos olvidar que la acción arrasadora y contaminante de las personas que carecen de educación ambiental es más poderosa y efectiva que las medidas de prevención y contingencia que tomen las autoridades municipales. Existe en cada municipio un comité de prevención y atención de desastres que, regularmente, se reúne y funciona para lo segundo: la atención. La prevención es algo que no tenemos en cuenta porque hemos sido formados en el arte de improvisar de tal manera, que ni siquiera la inminencia del riesgo nos mueve a buscar fórmulas para contrarrestar las calamidades producidas por la naturaleza o por el hombre mismo. 

El comité de prevención y atención de desastres, del que hace parte la Alcaldía, el Cuerpo de Bomberos, la Cruz Roja, la Defensa Civil, las JAC, la Policía, entre otras entidades, ya debería estar programando reuniones para diseñar las estrategias a poner en marcha y corregir los errores de ocasiones anteriores, antes que los sectores que recorre el río Roldanillo vuelvan a ser víctimas de las crecidas incontrolables, de las avalanchas de lodo que se llevan todo a su paso como ha ocurrido, de manera reiterada, todos lo años. Es mejor prevenir que lamentar.

domingo, 20 de marzo de 2016

¿PARA QUÉ SIRVE LA CASA DE LA CULTURA?

Con las excepciones del caso, las Casas de la Cultura de los pueblos terminan siendo el sitio ideal para las reuniones programadas por los administradores del municipio. Es que quienes están al frente de esas dependencias son, generalmente, fichas del ajedrez político puestas por el cacique de algunos de los directorios y por eso no alcanzan a visualizar las necesidades culturales de la comunidad, pues su formación no está fundamentada en los avatares de las manifestaciones artísticas y demás expresiones que moldean la identidad de los pueblos.

Conocí de cerca lo que ocurría en la Casa de la Cultura “Carlos Villafañe” hace varios años, cuando su director era un viejo amigo que se la jugaba toda por sus sueños y pesadillas. Como el presupuesto asignado a estas dependencias suele ser risible, este viejo amigo acabó con sus nudillos tocando en todas las puertas y sólo le faltó el traje de mendigo y el tarro para las monedas. Algunas de esas puertas permanecieron cerradas, pero las que se abrieron fueron generosas y así obtuvo el apoyo para la “Carlos Villafañe” en un período que dejó balance más o menos positivo en lo que tiene que ver con la difusión de la expresión cultural de y en Roldanillo.

2016-03-19_09h50_10

En la actualidad -y desde hace casi dos décadas- desconozco a qué está destinada la Casa de la Cultura de Roldanillo. Sé que fue la sede de la banda de músicos, que allí se han formado algunos grupos de danzas folclóricas y se ha transmitido la enseñanza en diversas manifestaciones artesanales. Al parecer las cosas no han cambiado, a no ser que en el programa de gobierno del señor Jaime Ríos lo referente a ese tema haya quedado consignado con amplitud de detalles y generosa asignación presupuestal.

Frente a la in-cultura de los políticos, la cultura de los pueblos está en desventaja. Basta ver la forma rastrera como los cultores de las diferentes manifestaciones de una comunidad deben mendigar un espacio que les permita expresarse, así sea con simples muñecos de comparsa, pues ese es el modelo que se tiene para tipificar lo que es cultura.

La Casa de la Cultura “Carlos Villafañe” tiene un espacio en Facebook (pulse aquí para ir a la página) en el que la gente habla de todo menos de cultura. Ahí se ve el aviso de una menor envenenada, el extravío de una billetera, anuncios de mercancía y servicios por parte de almacenes y restaurantes que ahora pululan en nuestro pueblo. Y por allá, refundida, una invitación por parte de dos H.C. (?) a un curso de bordado y calado, y el  llamado angustioso para que el director de la Casa de la Cultura (del que el suplicante no conoce su nombre) haga los trámites necesarios para la cofinanciación de instrumentos musicales a través del Ministerio de Cultura… en fin, una miscelánea de información que obliga a preguntar: ¿Dónde está la cultura de Roldanillo? Parece que no existe, que la mandaron a remodelar (palabrita de moda en Roldanillo) o algo así parecido porque en esa página no hay referencia alguna a las manifestaciones propias de un pueblo en el campo del arte, la artesanía, la culinaria, las costumbres, las celebraciones, las innovaciones, las tradiciones, etc.

Hay otro sitio en Facebook creado por Casa de la Cultura Carlos Villafañe - Escuela de arte, especializada en el arte de hacer publicidad política, (Pulse aquí para ir al sitio) y otro que se llama Banda Escuela Casa de la Cultura Carlos Villafañe, esta sí difundiendo lo que saben hacer, sin distracciones ni intromisiones, (Pulse aquí) y otro más que se denomina Casa de la Cultura - Galería de Arte, también con contenido que no se sale del tema de las exposiciones y la actividad pictórica. (Pulse aquí). Cuatro sitios con el mismo supuesto objetivo, pero con distintas intenciones. La verdad, debieron diseñar un blog con las diferentes secciones, a no ser que, como sucede en la administración pública, cada cual busque su protagonismo.

En todo caso, las casas de la cultura fueron ideadas como una dependencia que, al tiempo que sirvieran como recolector de las expresiones del pueblo, tuvieran una políticas de conservación bien definidas y fueran promotoras de esas expresiones. La de Roldanillo debe cumplir a cabalidad y exclusividad con esa misión. O si no que les pongan el nombre del cacique político al que pertenece. Eso es mucho más coherente con la realidad.

Anibal Manuel

LA INDIGNACION DE PENVE

En su momento y tratando de manera ilusa de evitar el derroche de recursos públicos cercano a los mil millones de pesos hicimos ver que en el Parque Central Elías Guerrero del caserío de Roldanillo, no se requería dicha "inversión", dicho derroche.

Anticipábamos de acuerdo a la historia quienes participamos, conocimos, y denunciamos en su momento el tema de contratación de los tres puentes sobre el río Roldanillo; obra que a la fecha aún sigue inconclusa con remiendos e improvisaciones notorias y los autores de este nefasto hecho muy campantes, la posibilidad de que este acto de contratación y corrupción con el recurso publico se repitiera y desgraciadamente, desafortunadamente tuvimos la razón, tal cual, calcado, idéntico, que lastima, que lamentable haber y tener la razón.

Se lo dijimos al la "desadministracion" pasado, mire la historia; se lo dijimos a la gente y no, fuimos tildados por esa desadministración de "desinformar malintencionadamente" a la gente de este caserio, eso dijo en su página oficial por estos medios, quienes a pesar de su deber de ser imparciales en el manejo de la información se venden por nada y se precian, dicen y se dan el título de " periodistas".

Lo dijeron varias personas de nuestro caserío: "esperen, no critiquen, desadaptados, vándalos, revoltosos, no quieren el progreso, mamertos, tiene una disputa personal con el Alcalde", y otros calificativos innombrables aquí, amén de que mi proceder fue tildado de politíquero y de conveniencia para el grupo político al cual paralelamente estaba vinculado.

La imagen que uso para ilustrar este escrito, es diciente, podríamos darle muchas interpretaciones de acuerdo a la óptica de conveniencia del hombre de bien, o del corrupto que la mire para justificar su proceder.

Un pueblo infantil, a pesar de sus adultos llevado como un manso borrego por la imagen de la muerte a la muerte.

Un pueblo que cree que otras son las causas de su muerte y una muerte que le dice quien es y cual es su peor mal, la corrupción.

Un pueblo tan anestesiado y que se niega a crecer, detenido en su etapa infantil, tan hermosa en nuestros niños, en nuestros hijos pero que aún y a pesar de ello su deber abandonar y asumir sus responsabilidades.

Como la interpretaría el corrupto; no importa, somos generosos con nuestro acto, te anticipamos la muerte para que no sufras en ese mundo que te espera, sin agua, egoísta, te estamos haciendo un favor, es decir, sales a deber.

mheo

No tiro la piedra y escondo la mano, he sido y sigo siendo frenteros ante los pésimos funcionarios públicos y sus actos de poca trascendencia y eficiencia

No tiro la piedra y escondo la mano cuando sumado a lo anterior es evidente la corrupción, la que asesina esperanzas aún antes de nacer y cuando ellas se dan son asesinadas por el amiguismo, el favoritismo, la negligencia y el hambre, no sólo para un programa o proyecto, lo que es más grave para la vida humana en cualquier edad de la misma.

Si resucitara Bolívar, su decreto sobre los corruptos y las lamentables consecuencias de ella se tendría que aplicar de manera constante.

Se debe ser pluralista, pero no tolerante, en fin de cuentas los corruptos se merecerían su aplicación ya que sus actos asesinan la vida, las ilusiones de un pueblo, pero para no ser tan extremo como el Libertador al menos la sanción moral y el repudio de una sociedad digna. Para que unos no digan que tiro la piedra y escondo la mano.

Como me conocen en mi caserío unos a mucho honor... "Penve"

PASA CADA DIA

Pasa cada día y no ha pasado nada en estos dos meses. Las calles siguen siendo como un escenario de bombardeos, excepto la 10 que fue reparchada para que la gente pudiera asistir a al coliseo en la temporada de feria,  aunque hay que resaltar que ya se abrió contrato por $19.300.000.oo (¿Será que alcanza con esa chichigua?) para el “reparcheo a todo costo en mezcla asfáltica densa para vías urbanas en los sitios que indique la Secretaría de Infraestructura y Vivienda. Bueno, al menos no será donde indique el cacique político, como ha sucedido históricamente.

Si se busca en el sitio web del Municipio sólo se encuentra el registro de innumerables reuniones realizadas para tratar asuntos muy importantes comola movilización que se está presentando en las afueras de la Parroquia San Sebastián, durante las Santas Misas” y la realización de obras colosales como la recolección de escombros en cercanía al patinódromo y la salida a Cascarillo. ¿Será que la administración del señor Jaime Ríos está preparando el anuncio de algo trascendental para el desarrollo del municipio? Todo cabe dentro de las posibilidades. Pero corridos un poco más de dos meses. sólo aparecen tres contratos publicados en el SECOP: el ya referido para el reparcheo de vías, otro por $19.300.000.oo para suministro de combustible por cinco meses a la Secretaría de Infraestructura y otro más por $5.400.000.oo para la contratación, por seis meses, de un portero-mensajero-todero para las dependencias de la alcaldía.

El señor Jaime Ríos llegó a la alcaldía de Roldanillo cargado de expectativas. Los ciudadanos que depositaron su voto por él, también depositaron en sus manos toda su confianza a pesar del antecedente de la anterior administración. O tal vez por eso. Así es que lo que tiene en sus manos el señor alcalde no es cualquier cosa. Es la fe ciudadana y el destino del municipio en materia de desarrollo social, económico, cultural, material, etc. Cuatro años es poco tiempo para llevar a feliz término todos los proyectos que presentó a sus electores, pero podrán ser una eternidad si no se arranca de una vez. Sesenta días y un poco más ya es tiempo suficiente para calentar motores y adaptarse a unas circunstancias que consideró era capaz de sortear mejor que sus antecesores. Entonces…

PD  A última hora se recibe noticia de la recuperación del sendero hacia las Tres Cruces. Eso sí es de aplaudir. Son obras que no necesitan mucha inversión pero que redundan en beneficio de la comunidad. Se aplaude.

+++

REITERANDO LO REITERADO

¿Reiterativos como un disco rayado? No. Lo que pasa es que la comunidad de Roldanillo se ha vuelto impaciente con el remanido asunto del parque. La gente ya empieza a acostumbrarse al verde estopa (el verde de los prados ya no existe) pero sigue preguntando: ¿Cuándo volveremos a tener parque? Los 45 días de que habló el señor alcalde, el secretario de Infraestructura y el contratista, ya venció. Y el parque sigue igual. Y que no vengan ahora con el cuentico de que es que no se han recibido las contrapropuestas a las que hizo la administración actual en el mes de enero. ¿Si no se reciben esas contrapropuestas en estos cuatro años las obras quedarán así? ¡Vaya enfoque de acción oficial!!! Ya se decidió que el teatrino no se construirá (alabado sea Alá) porque no hay plata para eso. Y para rellenarlo se necesitan $60 millones. O sea que lo del teatrino está en una situación en la que no se sabe que es mejor: si seguir colgando o caer definitivamente. El contratista aseguró que los materiales para terminar las obras de adoquinado ya estaba comprado y sólo faltaba trasladarlo a Roldanillo. ¿Por qué no se ha hecho? La verdad es que la comunidad está cansada de tanta mentira, de tanto engaño, de tanta falacia. Que se caiga un andén es una irónica metáfora que bien se puede acomodar al pompeyano frente a la alcaldía, pues en menos de lo que canta un gallo se deteriorará como la imagen de los que incumplen sus promesas. ¿Y qué decir de las casetas para ventas de chicles, bananitas y bolsitas de maní? De diez van a subir a 16 y, en un abrir y cerrar de ojos serán 34. Bueno, el silencio de la comunidad comunidad así lo quiere. Si nadie sale a sentar su voz de protesta es porque la conformidad está dando el pupitrazo de aprobación a todo lo que allí se haga.

IMG_20160206_081245 MAC
Esto sigue igual después de dos meses de haber sido dejado abandonado por la administración de Julián Cabrera.

¿Hasta cuándo el pueblo de Roldanillo va a tolerar que el parque principal siga siendo el parque Elías Tierrero? Cada uno de los que lean este texto está en condición de decidirlo. Pero no con un simple e inefectivo ME GUSTA ni con comentarios que se quedan en eso: en simples comentarios. La cosa es participando, actuando, haciendo presencia y expresando personalmente la inconformidad general. A los líderes cívicos de roldanillo se les hace un llamado para que promuevan una marcha pacífica (a las autoridades se les recuerda que lo único pacífico no es el océano), silenciosa, si se quiere, pero que sea lo suficientemente expresiva de lo que siente cada uno de los roldanillenses ante el abuso de una dirigencia administrativa que se ha reído en la cara de todos.

EL CARRUSEL DE LA CORRUPCION EN ROLDANILLO (Parte 2)

Habíamos anunciado que se continuaría hablando de la forma como se “embolataron” unos cuantos millones de pesos del contrato “Mejoramiento de sesenta viviendas del municipio de Roldanillo”. Pues bien, aquí está la segunda entrega.

Resulta que el listado de sesenta beneficiarios del programa de mejoramiento de viviendas quedó reducido, por arte de birlibirloque, a cincuenta y dos. Aunque se ha hecho una búsqueda “exhaustiva”, por ningún lado se ha podido encontrar esos ocho beneficiarios excluidos de la lista, misteriosamente extraviados. ¿Acaso se fueron para el plan de vivienda “La casa en el aire” de Rafael Escalona? No se ha logrado establecer. En todo caso, teniendo en cuenta que a cada vivienda o beneficiario correspondía $7.609.665.43  hay que inferir que de la noche a la mañana se embolataron $60.877.323.40 que, sumados a los $8.927.070,oo de diferencia de valores en en costo total del contrato, daría, en un comienzo, un total de $69.804.393.40  

¡Casi setenta millones de pesos que no se sabe a qué saco sin fondo fueron a dar! ¿O alguien lo sabe?
Pero ahí no para la cosa. De la misma forma como se arma un circo de esos que llegan a los pueblos, armaron un organismo de control a ese programa, al que le colgaron el nombre de Comité de veeduría ciudadana visible denominado Subsidio para mejoramiento de sesenta (60) viviendas en el municipio de Roldanillo Valle (¡Tremendo nombre!) y que fue creado en la Personería Municipal, con un acta de constitución pero sin estatutos ni ninguna otra formalidad de las que están revestidas las veedurías “oficiales”. Lo que no esperaban los del edificio de la 7a con 7a era la seriedad y acuciosidad con que actuarían los veedores. Uno de ellos, José Manuel Parra, empezó a desempeñar su función como si estuviera devengando sueldo de alcalde. Visitó cada una de las 52 viviendas y buscó hasta en Google y Cortana las otras ocho beneficiadas, sin ningún resultado. Fue tan acucioso que,  antes de lo esperado, recibió serias y concretas amenazas de muerte. Sin lugar a dudas ése es único argumento de réplica que pueden anteponer los corruptos.  Aunque, naturalmente, José Manuel se sintió intimidado, continuó con su misión. Allegó oficios a la Secretaría de Infraestructura, al despacho de la Alcaldía y a la Personería soltando el listado de los beneficiarios del plan y el valor real invertido en cada vivienda, sin que hubiera obtenido respuestas satisfactorias. Sólo respuestas políticas, información a cuentagotas, es decir: como cuando se le da una colombina a un niño antes que empiece a hacer una pataleta. Esa práctica marrullera, propia de los insulsos animadores de tarima, se ha convertido en norma de conducta en algunos entes oficiales que tratan de eludir la obligación constitucional de dar respuesta oportuna y precisa a las peticiones de los ciudadanos.

IMG_20160305_125943 
Si las bases morales de los que manejaron el programa de mejoramiento de 60 viviendas son como las bases de este lavadero, la administración púbica anda cojitranca.

Partiendo de la premisa que asegura que donde hay amigos las cosas son más fáciles (y más aún si esos amigos están dentro del sistema), se logró salvar el obstáculo burocrático y se obtuvo la lista de los  beneficiarios. Ahí están, con sus números de cédula,  las direcciones de sus viviendas, los números de sus teléfonos. Efectivamente sólo son 52. (Pulse aquí para ver el listado).

Al leer el contrato firmado entre Julián Cabrera y la Corporación Apoyo al Desarrollo a la Gestión Pública Colombia Eficiente - Corpocolombia Eficiente, llama la atención que los materiales,  implementos y accesorios son todos iguales para todas las viviendas (Pulse aquí para ver la descripción y costos de los materiales) Podría pensarse que el contrato sería aplicado a un conjunto residencial o urbanización. Pero no. Las viviendas objeto del mejoramiento están dispersas por el área urbana, algunas ubicadas en extremos opuestos, como el barrio La Asunción y el barrio Los Llanitos. Y,  a no ser que todas hayan sido diseñadas con el mismo plano,  no hay razón  para aplicarles el mismo rasero.

Es ahí precisamente donde las dudas se hacen presente y la suspicacia da paso a las presunciones perversas. ¿En realidad todos las viviendas recibieron igual cantidad de materiales y fueron objeto de, exactamente,  las mismas mejoras? Nos vamos a permitir una sonrisa sardónica.
Ahí está el caso de Leonidas López, de Los Llanitos, o el de Nelsy Katherine Bedoya, de Doña Emma, quienes dicen haber recibido materiales por sólo $2.500.000.oo aproximadamente. O el de Bertha María Chantre, de Ciudad Verde, que no sabe firmar pero recibió aún quedando pendiente obras en baño y cocina. O el de Rosalba García Acevedo, de Ciudad Verde, a quien le dejaron todo a medias. O el caso más aberrante: el de Blanca Ligia Aguirre Alzate, de Los Llanitos, que no recibió absolutamente nada, ni siquiera para resanar el hueco que dejó el clavo de donde colgó el Corazón de Jesús a la espera de que le hiciera el milagrito del auxilio. Y sigue la lista.

Si las cuentas no cuadran y de entrada se nota que, de un contrato de $456.579.926.oo, está faltando la bobadita de $69.804.393.40 ¿Cuánto estará faltando si en las 60 viviendas no se invirtió lo que a cada una correspondía? Hagan cálculos.

Si a cada vivienda le asignaron $5.853.589.oo para materiales, implementos y otros y vamos a suponer que a cada una le "caparon" sólo $1.500.000.oo, quedaría para cada vivienda $4.353.589.oo y estarían esfumándose $90.000.000.oo  los cuales sumados a los $69.804.393.40, que ya andan embolatados, arrojaría un total de $159.804.393.40, cifra nada despreciable con la que bien se podrían construir seis casas estrato 2.

IMG_20160304_123248              Si usted ordena la construcción de lavaplatos, ¿Cuánto le cobraría el más calificado maestro de obra?

Se supone que este contrato,  además  de la aprobación y suscripción por parte del ex-alcalde Julián Cabrera, tuvo la intervención del ex-secretario de Infraestructura y Vivienda, Juan Felipe Toro Molina, del supervisor externo de la obra, Maximiliano Echeverry Lasso (persona que nunca supervisó), la revisión de la Auditoria y la Contraloría municipal, la intervención de la Personería… en fin, se debe suponer que pasó por los filtros necesarios para garantizar la transparencia que debe haber en todo acto de la administración pública. Por eso, son ellos los que tendrán que dar las explicaciones satisfactorias ante la comunidad, ante las entidades de control y vigilancia,  ante la Fiscalía y ante la historia, que por ahora los tiene en entredicho. 

EL CARRUSEL DE LA CORRUPCION EN ROLDANILLO

Cuando creímos haberlo visto todo en materia de corrupción, en Roldanillo no dejan de sorprendernos con actos delincuenciales que rayan en la estupidez y son la muestra fehaciente de que al perro si lo capan dos, tres y hasta cuatro veces. El perro, por supuesto, es una imagen literaria que se refiere a una comunidad anestesiada, amodorrada por la ingesta de tamal y lechona electoral. Resulta que el ex-alcalde Julián Cabrera no sólo cerró con broche de oro su des-administración al dejarle a los roldanillenses un parque en ruinas, sino que les encimó otra perla: un contrato para el “Mejoramiento de sesenta viviendas del municipio de Roldanillo”.

El contratico empezaron a craneárselo en mayo de 2015 y quedó inscrito en el Sistema Electrónico de Contratación Pública como el LP-005. Los contratantes fueron Julián Alberto Cabrera como representante legal del Municipio de Roldanillo y José Julián Molina Grisales como representante legal de la Corporación Apoyo al Desarrollo a la Gestión Pública Colombia Eficiente - Corpocolombia Eficiente. Como supervisor aparece el Ingeniero Civil Maximiliano Echeverry Lasso y como interventor, la Constructora Libraida y Cia Ltda. La fecha de inicio de los trabajos se tuvo prevista para el 31 de agosto de 2015 y el plazo de ejecución fue de 90 días. Hasta ahí, todo muy bien. Un contrato con todos sus elementos. Las dudas, las malditas dudas, empiezan a generarse cuando uno ve que el valor del contrato aparece en unos documentos por $447.652.846.oo y en otros por $456.579.926.oo con una diferencia, nada despreciable, de $8.927.070,oo

¿Acaso los detalles de un contrato no deben conservarse inmodificados, salvo que una cláusula adicional diga otra cosa?

No nos anticipemos a los acontecimientos. Las consideraciones expuestas por Julián Cabrera para la suscripción, el día 14 de agosto de 2015, del contrato por $456.579.926.oo fueron:
  • “Que el Municipio DE ROLDANILLO requirió propuestas para el mantenimiento, mejoramiento y conservación de la vía DE ROLDANILLO Departamento del Valle del Cauca”
  • Que existe la disponibilidad presupuestal
  • Que con fundamento la Ley 80 de 1993, la Ley 1150 de 2007 y sus Decretos Reglamentarios, se realizó proceso de selección referido con anterioridad, habiéndose cumplido con todas las etapas y adjudicación del mismo
  • Que CORPORACION APOYO AL DESARROLLO A LA GESTION PÚBLICA COLOMBIA EFICIENTE CORPOCOLOMBIA EFICIENTE, presento la única propuesta favorable para la entidad, conforme la licitación pública licitación pública No. LP 005 de 2015.
Si utilizamos el ojo menos miope, podremos ver que para la firma del contrato se consideró el “mantenimiento, mejoramiento y conservación de la vía DE ROLDANILLO Departamento del Valle del Cauca”. ¿Cuál vía? ¿No era, pues, el mejoramiento de 60 viviendas del municipio de Roldanillo? Al menos así lo dice la Cláusula Primera del contrato. Vender la cama porque la mujer es infiel, es una buena justificación. Pero mejorar 60 viviendas porque hay que hacerle mantenimiento a una vía que no es ubicable y que -según el texto del contrato- no lleva a parte alguna, no es justificable.

De otro lado se habla de un proceso de selección habiéndose cumplido con todas las etapas y adjudicación del mismo (contrato, se supone). La pregunta aquí es: ¿Por qué sólo una propuesta? ¿Acaso no se presentaron otros licitantes? ¿La convocatoria fue oportuna (no para la alcaldía sino para los posibles licitantes) y tuvo la difusión amplia para actuar en justicia? Falta ver. La administración de Julián Cabrera acostumbró a los roldanillenses a unas sorpresitas como de halloween y por eso nada tiene de raro que en este caso las cosas no hayan sido diferentes.

Partamos, entonces, de que hubo una licitación y que sólo hubo un oferente porque nadie más quiso ganarse una platica con un contrato de casi $500 millones. Es que en este país nadie quiere trabajar. Sólo la Corporación Apoyo al Desarrollo a la Gestión Pública Colombia Eficiente se le midió a cumplir las 38 actividades a desarrollar en cada una de las viviendas favorecidas y que están descritas en una tabla inserta en la Cláusula Primera del contrato. Según esa tabla, para cada vivienda se destinarían:

$5.853.589.oo para materiales, implementos y otros
$1.287.790.oo para administración (¿Del contrato? ¿Del CVY?)   
$175.608.oo para imprevistos (Nunca ha de faltar la caída de un andén)
$292.679.oo para utilidades (Léase, ganancias del sacrificado contratista).
Eso daría un total de $7.609.665,43 x 60 = $456.579.926.oo


Si doña María Bertha hubiera pagado de su bolsillo ese minimicromesón de cocina ¿Cuánto le habría costado?

En la Cláusula Cuarta, literal S del contrato se lee que la la Corporación Apoyo al Desarrollo a la Gestión Pública Colombia Eficiente se compromete “a colocar por su cuenta y riesgo en un sitio cercano a la obra una valla de información…” ¿Se cumplió con eso? A lo mejor pusieron las vallas en un sitio virtual, o en la nube, o en un correo electrónico. Pero físicamente no se vieron por parte alguna. Es que como hoy todo se maneja a través del ciberespacio.

No sé si con los años se me olvidó leer o si leí muy rápido, pero en ninguna parte del contrato vi que se hiciera la determinación y especificación de las 60 viviendas sobre las que se aplicaría el mejoramiento.Esa generalidad no es nada conveniente pues con ello se deja la puerta abierta de par en par para entrar y hacer una selección caprichosa que podría beneficiar a los que menos necesitan beneficiarse. En contratos como ése el alcalde no está obligado a hacer la inversión en 60 viviendas específicas sino en las que a él le dé la real gana. Y. claro, al alcalde contratante no le iba a dar la real gana de señalar a personas distintas de sus amigos. Amiguismo o deferencia especial con el elector, dirán los de la administración de Julián Cabrera. Corrupción que suele entrar subrepticiamente al comienzo de una administración y final se vuelve descarada, diría yo. ¿Acaso no fue eso lo que ocurrió con el establecimiento que montó Julián Cabrera en la antigua escuela Primitivo Crespo?  Todos saben que sí. Pero nadie dijo ni mú.

¿Nadie reclamó en su momento por las irregularidades en la distribución de los auxilios para el mejoramientos de 60 viviendas? Claro que sí. Tengo documentos que así lo indican. Hubo personas que fueron adjudicatarios de los auxilios y, de la noche a la mañana esos auxilios fueron a dar a otras manos. Hubo personas que fueron obligados a firmar recibos por una suma que no correspondía a lo invertido en sus casas. Sí, hubo reclamos. Justos reclamos. Pero, como siempre, se aplicó la política oficial de oídos sordos. Y no hay peor sordo que el que administra la corrupción.

Con esa transparencia de vidrio polarizado (que deja ver todo hacia afuera pero nada hacia adentro) característica de quienes detentan el poder, el ex-alcalde JULIAN CABRERA y el ex-secretario de Infraestructura y Vivienda, JUAN FELIPE TORO MOLINA, así como el contratista JOSE JULIAN MOLINA GRAJALES y el supervisor MAXIMILIANO ECHEVERRY LASSO tendrán que dar las explicaciones del caso. Pero no burlándose de quienes, en su momento, allegaron derechos de petición, sino ante las autoridades administrativas y penales. Porque estos actos delincuenciales (a los que se suman las amenazas de muerte de que han sido objeto algunas de las personas que han reclamado para se les entregue lo prometido) no se quedarán en los anaqueles de las dependencias de la alcaldía, esperando que el polvo y el silencio cómplice de las siguientes administraciones aplique la metodología del “échale tierrita y tápalo”. 

Como en las novelas de misterio (pero esta es una novela de horror) en la próxima entrega hablaremos de la forma como se “embolataron” unos cuantos millones de pesos de este y de otros contratos.